la Ciudad Hispalense

Las elevedas temperaturas y el calor y alegría de su gente hacen de Sevilla una de las ciudades más adorables de nuestra geografía. Contágiate del salero de los sevillanos, pon una sonrisa a la tierra hispalense y pasea por sus lugares más emblemáticos.

Visita la tradicional Torre del Oro que se sitúa junto al río Guadalquivir, el único navegable en toda España. Al otro lado del río, encontrarás el barrio de Triana. Es el barrio de los flamencos, de los amantes del toreo y de los seguidores del Betis. En Triana las tiendas y los bares resultan más económicos.Descúbrelo en todo su esplendor: mujeres que, con el carrito de la compra, hacen un alto para rezar ante la Virgen de Triana; el sonido de castañuelas que se oye desde las escuelas de baile, la algarabía en ultramarinos y hornos y los municipales desayunando pan con aceite en el bar de turno.


Cruza el río por el puente de Triana y te dejarás caer en el barrio de Santa Cruz. Un barrio emblemático situado en el extremo sudeste de la capital andaluza, adosado a las Murallas del Alcázar. Es imposible resistirse al encanto de este barrio de callejuelas sinuosas, pintorescas casas encaladas, preciosos patios floridos apenas visibles y recoletas plazuelas. Están dispuestas de manera que los edificios impidan el paso de los rayos del sol y la anchura que tienen era la justa para que pasara un burro con dos aljibes.

Para acabar la jornada visita el Parque de María Luisa, un jardín público queha sido declarado Bien de Interés Cultural. Es uno de los más grandes del país y goza de una extensa variedad vegetal. Podrás relajarte tumbándote en la hierba. o alimentar con granos de pan a los pavos reales y pájaros cantores que sobrevuelan el jardín. Después de un agradable caminar por María Luisa, llegarás a la Plaza de América.

Compartir este artículo