Vivir solo gastos

¿Cuánto cuesta vivir solo?

Una de las primeras cosas que debemos saber a la hora de independizarnos es que vivir solo supone un aumento de nuestros gastos, porque a partir de ahora deberemos afrontarlos solos. Este coste lo notaremos todavía más si nos vamos a independizar de nuestros padres y decirle adiós al hogar familiar. Por eso es importante que tengamos claro cuál es nuestro presupuesto para independizarnos y cuánto necesitamos ahorrar para poder hacerlo.

Gastos iniciales al independizarse

Uno de los primeros consejos para ahorrar e independizarte es que no esperes a hacerlo cuando ya te hayas mudado. Empieza a ahorrar mucho antes, ya que es posible que los gastos que tengas que afrontar al principio de vivir solo sean mayores.

Estos gastos iniciales en el caso de un alquiler incluyen pagar una señal si nos decidimos por un piso que tiene diversos interesados, pues así nos aseguramos que el propietario no lo siga ofreciendo. Después deberemos pagar una fianza, cuya cantidad puede ser determinada por el propietario del piso o la casa o bien puede consistir en el pago por adelantado de 1 mes e alquiler o más. A esto deberemos añadirle el pago del mes correspondiente en el que entremos a vivir.



Si por el contrario decidimos adquirir una vivienda mediante un préstamo, entonces deberemos afrontar primero el pago de la entrada del piso y la primera cuota de la hipoteca.

Posteriormente, en ambos casos, deberemos hacer frente a los gastos habituales de una vivienda, como el consumo de agua, luz y otras energías como el gas natural o el butano.

Presupuesto para independizarse

Calcular gastos para vivir solo

Pero además de todos lo anterior, el coste de vivir solo incluye otros gastos indispensables para nuestro día a día.  Por eso es recomendable que intentemos llevar el control de nuestros gastos de alguna forma, como por ejemplo esta plantilla de Excel para la contabilidad doméstica, en la que incluyamos gastos importantes como estos:

  • Comida: hacer la compra semanal para que la nevera no parezca un desierto, eso sí, con una lista de la compra bien detallada al lado.
  • Higiene y limpieza: tanto para nosotros como para nuestro hogar.
  • Teléfono fijo e Internet: deberemos pagar una cuota mensual si queremos alguno de estos servicios.
  • Móvil: se ha convertido en un indispensable para nuestra comunicación, sobre todo si hemos decidido no tener teléfono fijo en casa.
  • Transporte: ya sea en un vehículo propio como en transporte público deberemos pagarlo. Aunque siempre podemos aprender a ahorrar combustible, es cierto que el vehículo propio puede resultar más caro de mantener que abono al transporte público. Todo depende de las necesidades de cada uno.
  • Ocio: las salidas nocturnas, las comidas en restaurantes, bares, viajes... incluso el gimnasio, son algunas de las cosas que deberemos tener en cuenta en nuestros gastos.

Compartir este artículo