Cómo ahorrar en la ropa de mis hijos

Hay algunos trucos que podemos conocer y tener en cuenta a la hora de comprar la ropa de nuestros hijos.

RECOMENDACIONES

  • Trata de buscar los establecimientos en los que pueda comprar ropa con la mejor relación entre calidad y precio. Para ello, lo más interesante es comparar entre distintas tiendas,pues cuanto mejor cumpla su función la prenda escogida y cuánto más dure, mejor habremos comprado. Conseguiremos que le sirva la ropa al niño para todo el otoño o todo el invierno. Las buenas compras, además, pueden emplearse para otros hermanitos.

  • No te dejes guiar sólo por el precio de las prendas. A veces pagamos un montón por determinada marca que al final no resulta como esperábamos y, en otras ocasiones, el bajo coste nos lleva a decantarnos por prendas que a la larga no nos salen precisamente baratas. La clave está en buscar un equilibrio.

  • Los niños están en época de crecimiento así que tenemos que comprar la ropa pensando en el futuro. Compra ropa amplia (quitando el calzado que es un poco más especial), ya que los niños crecen tanto de un curso a otro que, con casi total seguridad, no les servirán las mismas prendas de una temporada para otra.

  • Puedes utilizar el “dobladillo” y así meter un poco de tela de los bajos de los pantalones y las faldas para después poder sacarlo un poco más adelante, cuando tu hijo lo necesite.

  • En lugar de buscar las marcas conocidas y hacer caso de los establecimientos recomendados en los colegios para acudir a comprar el uniforme de tu hijo, en el caso de que lo deba llevar, trata de buscar las  “marcas blancas”. Con ellas podrás ahorrar hasta un 50%, en algunas ocasiones.
  • Es importante también no descuidarte y tener que comprar la ropa de tus hijos justo en el momento en que la necesiten, porque entonces ya estareis en la temporada y no encontrarás prendas rebajadas, sino todo lo contrario y además no contarás con tiempo suficiente para contrastar precios y distintas tiendas. Tendrás la presión de la urgencia y pagarás precios mucho más caros que si lo hubieras hecho en otras circunstancias. Lo mejor es mirar la ropa que necesitarán tus hijos a prinicipio de curso durante las vacaciones y, si puede ser, adquirirla durante las rebajas.

Compartir este artículo