Ahorrar en el mantenimiento del automóvil

Cómo ahorrar en el mantenimiento del coche

Hay muchos aspectos del cuidado de un coche que forman parte de su mantenimiento y del gasto que éste supone. Normalmente, la gente se intenta deshacer de un coche muy viejo porque da muchos problemas de averías, cuyas reparaciones hay que estar pagándolas constantemente, pero debemos conocer también los inconvenientes que presenta un coche nuevo. En definitiva, se trata de valorar opciones para ahorrar dinero al máximo en el mantenimeinto del coche.

Consejos para ahorrar en el mantenimiento según el coche

Sin duda, un coche antiguo es, en muchas ocasiones, un pozo sin fondo de pérdidas. Por eso, es conveniente  también ser conscientes de cuándo es el mejor momento para retirar un coche. Si tenemos la intención de vender el coche, es importante ponerlo a la venta antes de que nos den demasiado poco dinero, o nada, por él.

Sin embargo, un coche viejo, sin serlo en exceso (comprado en la última década) nos permitirá encontrar todas sus piezas en muchos talleres o en desguaces por muy poco dinero, en comparación a la cantidad que nos pediría la casa concesionaria por ellas. Esta oportunidad para ahorrar no se tiene con los coches nuevos.

Formas de ahorrar dinero al llevar el coche al taller

Además, la mecánica de un coche antiguo es muy sencilla y el precio de la reparación en un taller será menor, pues probablemente el técnico ya conocerá ese modelo y no le llevará tanto tiempo solucionar el problema.

Algo muy común en los coches es el desgaste de las ruedas que se deben cambiar aunque el coche no tenga demasiada edad. Esto incluye el gasto de comprarlas, así como el de montaje, paralelo y equilibrado. Todo este tipo de servicios lo puedes contratar por Internet con diversas empresas que tienen ofertas de mantenimiento de coches y te permitirá ahorrar dinero.

El cambio de aceite es también una práctica, aunque menos costosa, imprescindible para el mantenimiento de un vehículo y que, además, es conveniente realizarla cada períodos cortos de tiempo y someter los recipientes que contienen el aceite a revisiones periódicas. Si no lo haces cuando toca por recortar los costes del vehículo, puedes pagarlo caro en pérdida de seguridad y con la aparición de averías importantes.

No todos los coches dan el mismo resultado. Hay quien dice uno le ha salido mejor que otro, dependiendo de la marca, del modelo y la serie. Pero, los hábitos del conductor son muy determinantes para el mantenimiento del vehículo.

Por último, el coste en combustible no deja de ser uno de los más elevados. La gasolina tiene un precio muy elevado, y sin ella no podemos mantener nuestro vehículo, a no ser que se trata de un modelo eléctrico.

El seguro del coche, es otro de los gastos fijos que no podemos obviar. La antigüedad del vehículo será una de las características que tendrá en cuenta la aseguradora para fijar el precio de la póliza.

Compartir este artículo