Comidas dentro y fuera de casa

Según la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), seis de cada diez españoles realizan la comida del medio día fuera de casa, al no disponer de suficiente tiempo para volver a su hogar o no les sale rentable desplazarse nuevamente al terminar para retomar el trabajo. Sin duda, la opción de comer fuera de casa todos los días laborables resulta más cara que hacer una cesta de la compra de lo más completa.

Descubre algunos de los consejos que te podrán ayudar a comer bien fuera de casa sin derrochar dinero. Piensa que podrás guardarte estos ahorros para disfrutarlos en tu tiempo libre para salir a comer o cenar con quien más lo desees y en el restaurante que elijas. En primer lugar, no dejes que el hecho de comer fuera de casa te lleve a adoptar malos hábitos alimenticios o a no realizar los descansos que te mereces y a los cuales tienes derecho.

  • Cuando prepares la cena, hazlo como si lo hicieras para más personas de las que cenarán esa noche y así dispondrás de un ración de comida en el momento que más la necesites.
  • Usa tupperware para transportar la comida desde tu casa al trabajo. Es importante que tengas varios disponibles y de distintos tamaños. se trata de artículos fáciles de obtener a muy bajo precio.
  • Varía el tipo de alimentos que te llevas para comer al trabajo. Evitarás aborrecer un plato en concreto y también el hábito de llevar comida preparada al trabajo.
  • Puedes alternar las recetas de tupper con bocadillos apetecibles, aunque sin abusar de ellos.
  • Es aconsejable tener siempre pan congelado en casa para usarlo cuando más lo requieras.
  • También es posible comprar comida preparada, en caso de que no hayas tenido tiempo para prepararla en casa o de que simplemente te apetezca, y hacerlo sin gastarse mucho dinero. Para ello, debes conocer los establecimientos cercanos a tu lugar de trabajo o preguntar a los compañeros sobre calidad y precios de aquellos que se encuentren por la zona.

Compartir este artículo