Céntimo a céntimo

Los pequeños gestos son los que nos permiten controlar nuestro sueldo y gastar menos proporción de nuestro salario a lo largo del mes.

.

.

.

  • Coge una botella vacía (de litro más o menos) y déjala en una estantería de tu casa.
  • Al final del día comprueba si llevas en tu monedero o cartera monedas de cobre de 1, 2 y 5 céntimos.
  • Deposita todos los céntimos en la botella.
  • Una vez tengas la botella llena de céntimos, házte con unos estuches de plástico que te darán en el banco totalmente gratis y rellénalos con los céntimos ahorrados.
  • Acude al banco con los estuches y te los cambiarán por billetes de igual valor.

Podrás ahorrar fácilmente alrededor de 90 o 100 euros al año. Es una manera lenta de ahorrar pero no notarás que estás guardando dinero en la botella. Cuando decidas cambiar los céntimos por los billetes te encontrarás con una cantidad de dinero caída del cielo que podrás emplear en el pago del seguro del coche, por ejemplo, o en darte un capricho.

Compartir este artículo