Ayudas para vivir solo

Ayudas para independizarse

Independizarse nunca es fácil, pero si hablamos de los jóvenes la situación se complica porque suelen ser los que menos recursos tienen. Si a esto le añadimos una situación económica inestable, con un mercado laboral complicado y un aumento del nivel de vida, vivir solo casi se convierte en una utopía. De hecho, más del 25%  de los jóvenes entre 30 y 34 años, y casi el 75% de jóvenes con edades inferiores a los 30 años, no se han ido de casa, mientras que la media de edad para irse de casa ha aumentado hasta los 28, 1 años.

Ya no es una cuestión de emanciparte en solitario, sino que algunos no puede ni elegir entre vivir solos o compartir piso, bien porque no tienen trabajo o bien porque el sueldo que perciben es escaso. Por eso es importante conocer los tipos de ayudas que hay para el alquiler y la compra de viviendas.

Ayudas para jóvenes que se van a vivir solos

En ocasiones, los padres se ofrecen a echarnos una mano, pero no siempre existe esa posibilidad ni podemos depender de ellos para independizarnos. Por eso una de las principales alternativas que tiene los jóvenes a la hora de empezar a vivir solos es beneficiarse de ayudas sociales o aquellas opciones privadas que ofrecen facilidades adaptándose a su situación y sus necesidades. Es importante conocer que las ayudas para independizarse en España pueden variar, tanto de un año a otro como de una comunidad autónoma a otra. Es posible que existan ayudas estatales, pero también ayudas autonómicas.

Rentas de emancipación para jóvenes

Estas ayudas consisten en el ingreso mensual de una cantidad de dinero en la cuenta del beneficiario para colaborar con el pago del alquiler. Inicialmente eran 210€ pero una rebaja posterior la redujo a 147€. Los requisitos para optar a esta ayuda son:

  • tener entre  22 y 30 años
  • no superar los 22.000 euros brutos anuales
  • no tener un patrimonio mayor de 108.182 euros
  • ser titular de un contrato de alquiler
  • tener un contrato de trabajo

Si en algún momento se deja de cumplir alguna de las condiciones anteriores, la ayuda se detendrá.



Ayudas para jovenes que se independizan

Deducciones fiscales por el alquiler para jóvenes

Podemos deducir el 10,05% de lo que pagamos por el alquiler de nuestra vivienda habitual en la cuota estatal del IRPF. Eso sí, es necesario que las rentas de trabajo no superen los 24.107,20 € anuales.

En algunas comunidades autónomas existen deducciones de entre el 10% y el 20% para jóvenes con contrato de alquiler.

Otras ayudas para el alquiler o la compra de viviendas

Algunas comunidades autónomas ofrecen ayudas para el alquiler a los más jóvenes, aunque las cantidades y las condiciones varían de unas a otras. Por eso, lo mejor que podemos hacer es solicitar a las administraciones públicas información acerca de las ayudas sociales para la vivienda.

No sólo hay ayudas para el alquiler, sino también para la compra de viviendas. De hecho, existen préstamos hipotecarios con condiciones especiales como no tener que pagar comisiones de apertura y tener menores intereses iniciales. Estos están dirigidos a los menores de 35 años y son fruto de acuerdos entre las comunidades autónomas y ayuntamientos con entidades financieras.

Compartir este artículo